Fe y Razón

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)


La Iglesia y el capitalismo (2)

 

El día 1/07/1999 "El Observador" publicó una carta del Dr. Ramón Díaz, quien así respondió a una carta mía publicada el día 23/06/1999 en el mismo diario. Esta nueva carta constituye mi réplica. Mi primera carta abordó tres temas. El Dr. Díaz dejó los dos primeros a juicio del lector y dedicó su respuesta al tercero:

"Sobre un punto, sin embargo, creo que el error del corresponsal es flagrante. Dice: ``La doctrina social de la Iglesia forma parte del depósito de la fe, que procede de la Divina Revelación.´´ No creo que ningún pontífice haya pretendido tal cosa para sus encíclicas, que llevaría su infalibilidad mucho más allá de como fue definida en Vaticano I."

En el artículo denominado "La Iglesia y el capitalismo", que comenté en mi primera carta, el Dr. Díaz parecía afirmar que la doctrina social de la Iglesia era algo meramente humano. En su respuesta a mi crítica él no desmiente su apoyo a esa tesis secularista y parece sugerir que existen sólo dos clases de afirmaciones teológicas: los dogmas de fe y las opiniones privadas. Si esto fuera así y dado que las llamadas "encíclicas sociales" no contienen definiciones dogmáticas, se las podría considerar como meras opiniones privadas de los Papas respectivos. Pero ocurre que entre los dogmas (a los cuales debe adherirse todo creyente) y las opiniones (que pertenecen totalmente al campo de lo cuestionable) existe un amplio conjunto de "calificaciones teológicas" posibles, que requieren diversos grados de asentimiento de parte de los fieles católicos.

Intentaré una aproximación al tema de la calificación teológica de la doctrina social cristiana:

Por otra parte el Dr. Díaz, si bien dice que no se siente inclinado a debatir acerca de si la doctrina social de la Iglesia es un desarrollo auténtico del Evangelio, insiste en subrayar las diferencias entre las distintas encíclicas sociales. A mí me parece que esas diferencias no son tan notables como él las pinta, por las siguientes razones:

 

Siglas empleadas:

CA    Juan Pablo II, carta encíclica Centesimus Annus.

CIC   Catecismo de la Iglesia Católica.

FD    Juan Pablo II, constitución apostólica Fidei Depositum