FE Y RAZON

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)


Los santos testigos del amor hermoso

Diác. Jorge Novoa

 

Quisiera compartir con ustedes una pequeña experiencia vivida ayer, en la presentación de un libro[1] que testimonia la vida de un santo. La presentación del libro estaba dividida en dos partes, la primera realizada por su autor, la otra era un video breve pero sustancioso de algunos hechos de la vida del santo.

 

Tres son los elementos que quiero destacar; la infatigable tarea de amar y darse cotidianamente, la conmoción interior ante la vida del santo y finalmente el hecho que desata su entrega.

 

El primero expresado en la presentación de los recuerdos del autor; la santidad vivida como una permanente atención a los gestos cotidianos. Cuando las tareas cotidianas se mantienen vivificadas por la caridad, en la doble vertiente, de hacerlo siempre y a todos, los gestos adquieren características heroicas. La Iglesia nos enseña, a estar en cada gesto y en cada encuentro "no sólo físicamente sino con el corazón"; cuando alguien persevera, con una gran docilidad a la acción de la gracia, construye con el arquitecto que modela en nosotros la imagen de su Hijo.

 

Los otros dos elementos que quiero destacar nacen del video; es complejo expresar la conmoción interior que se vive al ver al santo en acción: Su sencillez y simplicidad son tan desbordantes que sus gestos y palabras alcanzan el corazón. No hay argumentos complejos, ni posturas estudiadas, la imagen es invadida por una simplicidad desbordante. Íntimamente creo que la conmoción es un síntoma de salud; al salir pensaba y daba gracias a Dios, recordando cómo en otras oportunidades al ver videos de  Madre Teresa, del Padre Pío, y de otros tantos testigos, iba buscando lo extraordinario y volvía emocionado de ver como viven su fidelidad a Dios en lo cotidiano. Cuando los santos dejan de conmocionarnos interiormente, y sus gestos se tornan insensibles, la sociedad se encuentra enferma de una enfermedad mortal, no reconoce el verdadero amor y la belleza que destila su perfume. Una sociedad que desconoce el verdadero amor se siente frustrada, deprimida, sofocada por los fracasos sin poder fecundar su esperanza. Las vidas de los testigos del amor de Cristo son un canto de esperanza, aún en situaciones inhumanas: Recordemos a Madre Teresa,a Carlos de Foucault a nuestro P. Cacho, nada los detiene en la entrega que se abisma en Dios.

 

Finalmente, y en este caso en particular, me impresionó el hecho que desata la entrega de Escrivá. Las huellas del carmelita descalzo sobre la nieve, suscitó en nuestro santo la pregunta central: ¿Hay posibilidad de amar así?, ¿ Qué puede suscitar una entrega tan abismal?, es decir, una entrega que saliendo tan generosamente de sí se apoye ciegamente en la promesa de amor del Otro. Y al pensar en las huellas, uno se pregunta, ¿Quién era? ¿ Qué fue de su vida? Y con él podríamos repasar una interminable cadena de hombre y mujeres anónimos que han mostrado a Dios sin ellos saberlo. ¡ Que valor adquiere nuestra vida cristiana en el silencio cotidiano, cuánto obra Dios en la vida ordinaria! La semilla que se planta crece aún cuando el sembrador duerme, pues Dios es el que da crecimiento.

 

Testimoniar a un santo deja en nosotros una pregunta inquietante, ¿y tú que respondes, no quieres ser santo?. Este fue el motivo expresado por Jaime en la carta que dirigió al fundador del "Opus Dei", tal vez, hoy podamos comenzar a escribir la nuestra, Cristo nos espera en el Sagrario de nuestras Iglesias; sabe que "luchar por amor" no es una tarea sencilla, por ello nos regaló a su  Madre que vela junto a nosotros intercediendo ante su Hijo. Para presentar este libro, la Providencia no pudo elegir una fecha más adecuada, la Natividad de María. Al meditar en este acontecimiento comprendemos la grandeza y humildad  de la Madre  del Señor que transitó gozosamente los insondables caminos de Dios…

 

La conclusión esta marcada por una triple acción de gracias, a Dios que nos bendice abundantemente y nos mira misericordiosamente invitándonos a tomar por el camino de la santidad, a Escrivá por su testimonio generoso en favor  del amor hermoso y a Jaime por recordárnoslo con su libro…



[1] "Luchar por amor" Recuerdos del beato Josemaría Escrivá de Balaguer (Ed. De la Plaza). El libro de. Pbro. Dr. Jaime Fuentes, sacerdote del Opus Dei, fue presentado en la 25° Feria del Libro en el local N°1 del LATU. Es una obra testimonial que nos acerca una serie de recuerdos que tienen como protagonista a Josemaría Escrivá. Jaime va pasando las distintas páginas de su álbum de fotos familiar, haciéndonos partícipes del asombro que despertó en él la santidad. 


1