FE Y RAZON

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino) 


Resultados del test básico de doctrina católica

Daniel Iglesias Grèzes

  1. La existencia de Dios no puede ser conocida por la razón natural.

    Verdadero / Falso

  2. Jamás puede haber un verdadero conflicto entre la fe y la razón.

    Verdadero / Falso

  3. Todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento tienen a Dios por autor.

    Verdadero / Falso

  4. Todas las afirmaciones de la Sagrada Escritura, consideradas en su sentido literal, son verdaderas desde el punto de vista de la ciencia y de la historia profanas.

    Verdadero / Falso

  5. Sólo la Iglesia puede juzgar con la autoridad de Cristo acerca del verdadero sentido de las Sagradas Escrituras.

    Verdadero / Falso

  6. El mundo creado por Dios existe desde toda la eternidad.

    Verdadero / Falso

  7. Dios ha creado el mundo con la misma necesidad con la que se ama a Sí mismo.

    Verdadero / Falso

  8. Hay en el alma humana algo increado: La inteligencia.

    Verdadero / Falso

  9. Jesucristo es una persona divina con dos naturalezas, la divina y la humana.

    Verdadero / Falso

  10. En Jesucristo hay dos voluntades, la divina y la humana.

    Verdadero / Falso 

  11. Jesucristo no fue sujeto de ignorancia o error en aquellas cosas que pertenecen a su misión de salvación.

    Verdadero / Falso 

  12. La Virgen María no puede ser llamada en sentido propio Madre de Dios.

    Verdadero / Falso 

  13. La Virgen María fue preservada inmune del pecado original desde su concepción.

    Verdadero / Falso 

  14. El Padre es omnipotente, el Hijo es omnipotente, el Espíritu Santo es omnipotente; pero no hay tres omnipotentes, sino un solo omnipotente.

    Verdadero / Falso 

  15. En Dios hay una sola persona o hipóstasis en tres substancias o esencias: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

    Verdadero / Falso 

  16. El Espíritu Santo procede solamente del Padre, no del Padre por el Hijo.

    Verdadero / Falso 

  17. La Iglesia católica es la única Iglesia de Cristo, fuera de la cual no hay salvación.

    Verdadero / Falso 

  18. La Iglesia terrestre y el cuerpo místico de Cristo son dos realidades diferentes, una humana y otra divina.

    Verdadero / Falso 

  19. Nadie usa bien su libre albedrío si no es por la gracia de Dios.

    Verdadero / Falso 

  20. Una obra buena, aun la mejor, es pecado venial.

    Verdadero / Falso 

  21. Todos los cristianos tienen poder para administrar el sacramento del bautismo en cualquier caso.

    Verdadero / Falso 

  22. En el sacramento de la eucaristía, después de la consagración, está presente Jesucristo en cuerpo, sangre, alma y divinidad, bajo la apariencia del pan y del vino.

    Verdadero / Falso 

  23. Por la fe conocemos sólo dos posibles estados definitivos para los hombres resucitados (después del juicio universal): El Cielo y el Infierno.

    Verdadero / Falso 

  24. En el Cielo los justos participarán de la naturaleza divina.

    Verdadero / Falso 

     

Explicaciones de las respuestas

  1. El Concilio Vaticano I (en el año 1870) definió como un dogma de fe que la existencia de Dios puede ser conocida por las solas fuerzas de la razón natural. Esto implica que la existencia de Dios puede ser demostrada racionalmente, pero no que dicha demostración pueda ser comprendida por cualquier persona en su estado actual.
  2. La fe y la razón son dos dones de Dios que nos permiten acceder al conocimiento de la verdad. Como la verdad no puede contradecir a la verdad, es imposible que haya un verdadero conflicto entre la fe y la razón. Cuando se dan conflictos aparentes entre ambas, esto se debe a una incomprensión de las exigencias de la fe o de las de la razón.
  3. Dios es el autor principal de la Biblia. Los hagiógrafos (o escritores sagrados) fueron sus autores instrumentales. Ellos escribieron todo y sólo lo que Dios quería transmitirnos por escrito en orden a nuestra salvación, lo cual no fue obstáculo para que actuaran como verdaderos autores humanos. Cada uno de ellos dejó en sus escritos las huellas de su estilo personal y de la cultura de su época. No es necesario que los hagiógrafos hayan sido conscientes de su inspiración.
  4. El "sentido literal" de un texto bíblico es lo que éste significa realmente, no lo que parece significar de acuerdo con una lectura simplista ("fundamentalista"). Todas las afirmaciones de la Biblia son verdaderas en "sentido literal", pero este sentido no pertenece al plano de la ciencia o de la historia profana, sino al plano religioso-salvífico. El sentido religioso-salvífico de la Biblia es el único que su autor principal (Dios) ha querido comunicar a los hombres al inspirar a los escritores sagrados. La verdad que la Biblia transmite sin error es la verdad que Dios quiso revelar a los hombres y dejar consignada por escrito para nuestra salvación.
  5. Sólo el Magisterio supremo de la Iglesia tiene el don divino de la infalibilidad, que se manifiesta cuando el Papa o un Concilio Ecuménico aprobado por el Papa define solemnemente un dogma de fe. La Iglesia Católica rechaza la doctrina protestante del "libre examen", según la cual cada cristiano individual puede interpretar auténticamente la Sagrada Escritura sin referirse a la Sagrada Tradición ni al Magisterio de la Iglesia.
  6. Dios, si hubiera querido, podría haber creado un universo "eterno" (sin comienzo temporal), si es que este concepto no es contradictorio en sí mismo (cosa que corresponde determinar a la filosofía, pues no forma parte del objeto de la Revelación). Pero es dogma de fe que Dios creó un universo con comienzo temporal (Génesis 1,1: "En el principio creó Dios el cielo y la tierra"). Este dogma concuerda bien con la actual visión científica de un cosmos en evolución.
  7. La creación del mundo es un acto libérrimo de Dios. Sólo Dios es un Ser Necesario (un ser que no puede no ser). Todos los seres creados son contingentes: Son pero pueden no ser.
  8. La proposición es del místico alemán Eckhart y fue condenada por el Papa Juan XXII en 1329 por "contener error o mancha de herejía" (tiene sabor panteísta). La inteligencia humana es una realidad creada por Dios.
  9. Éste es el dogma de la Encarnación, tal como fue definido solemnemente por el Concilio de Calcedonia (en el año 451).
  10. El Concilio de Constantinopla III (en el siglo VII), al condenar la herejía monotelista, que consistía en afirmar una sola voluntad (la divina) en Jesucristo, definió como un dogma de fe que en Jesucristo hay dos voluntades, la divina y la
    humana. Esto es así porque en la única persona de Cristo hay dos naturalezas reales y completas, la divina y la humana. La naturaleza humana completa incluye una voluntad humana distinta de la voluntad divina. La voluntad humana de Cristo estuvo siempre de acuerdo con la voluntad divina, pero por medio de un acto libre de obediencia. El hombre Jesús fue libre ante Dios.
  11. Jesucristo tuvo una inteligencia humana distinta de la inteligencia divina. Una inteligencia humana corriente no es omnisciente ni, en esta vida terrena, infalible en todas sus operaciones. El alcance del conocimiento humano de Jesús es una cuestión disputada dentro de la teología católica, pero podemos afirmar con certeza que incluyó al menos todo lo referente a su misión de salvación.
  12. El Concilio de Éfeso (en el año 431) dio a María el título de Madre de Dios, condenando la doctrina de Nestorio, que negaba a María este título porque dividía a Jesús en dos personas (persona divina y persona humana). Jesús es una sola persona (persona divina, la segunda persona de la Santísima Trinidad), con dos naturalezas (divina y humana). Las propiedades de cada naturaleza se atribuyen a la única persona del Hijo de Dios hecho hombre. María es Madre de Dios porque es Madre de Uno que es Dios, aunque este título mariano se refiere a la generación humana de Jesús, no a la generación eterna del Hijo por el Padre.
  13. Éste es el dogma de la Inmaculada Concepción de María, proclamado por el Papa Pío IX en el año 1854.
  14. La omnipotencia divina es un atributo que pertenece a la naturaleza de Dios, que es sólo una. Las tres personas divinas poseen ese atributo.
  15. El dogma de la Santísima Trinidad afirma exactamente lo opuesto: En Dios hay una sola naturaleza, esencia o substancia divina y tres personas, hipóstasis o subsistencias (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Tres substancias divinas equivaldrían a tres seres divinos, es decir tres dioses.
  16. Según la doctrina católica, el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. El Credo de Nicea-Constantinopla dice que el Espíritu Santo "procede del Padre". Posteriormente, comenzando por Occidente, la Iglesia Católica agregó a esa frase las palabras "y del Hijo" (el "Filioque"). Esa adición al Credo no cambió la fe católica, puesto que el "Filioque" expresa de manera legítima y razonable la verdad sobre Dios revelada por Cristo. Cuando ocurrió el primer Cisma de Oriente (en el siglo IX), Focio argumentó que la Iglesia de Occidente se había apartado de la fe católica al introducir el "Filioque" en el Credo. Actualmente los teólogos ortodoxos tienden a coincidir con los católicos, interpretando el "Filioque" de esta manera aceptada por ambas partes: El Espíritu Santo procede del Padre por el Hijo. Esta interpretación es aceptable siempre y cuando no implique negar ni dejar de afirmar que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo.
  17. La única Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia Católica gobernada por el sucesor de San Pedro. Es dogma de fe que fuera de la Iglesia no hay salvación. Esto no significa que los no católicos no puedan de ninguna manera acceder a la salvación, sino que todos los salvados son salvados por Cristo y pertenecen al Reino de Cristo. Los cristianos no católicos pertenecen imperfectamente a la Iglesia. Los no cristianos de buena voluntad tienen una misteriosa relación con la Iglesia. En este contexto se discute la tesis del teólogo Karl Rahner acerca de los "cristianos anónimos".
  18. La Iglesia es una sola realidad, humana y divina a la vez. Separar estas dos dimensiones de la Iglesia es un error eclesiológico semejante al error cristológico de Nestorio.
  19. Todo bien, incluso el realizado libremente por el hombre, procede de Dios; es un don de su gracia.
  20. La obra redentora de Cristo produce una verdadera justificación del hombre. Su gracia lo santifica, haciéndolo capaz de realizar obras buenas.
  21. Los fieles laicos sólo pueden administrar el bautismo en caso de necesidad grave (cuando hay peligro de muerte y no hay sacerdotes o diáconos disponibles).
  22. La presencia real de Cristo en la eucaristía y la transubstanciación son dogmas de fe. Esta presencia incluye las dos naturalezas de Cristo: La divina y la humana, en cuerpo y alma (glorificados).
  23. La existencia del Purgatorio es un dogma de fe. El Purgatorio es un "estado intermedio" de purificación que conduce al Cielo, no un Infierno temporal. Después de la resurrección de los muertos y del juicio universal, el Purgatorio dejará de existir. En cuanto al limbo, su existencia no fue nunca un dogma de fe, sino sólo una hipótesis teológica, que, según todo parece indicar, ha sido abandonada por la Iglesia (como surge por ejemplo del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1261).
  24. Según 2 Pedro 1,4 el Señor hace a sus discípulos "partícipes de la naturaleza divina". Esta participación comienza ya en la tierra por la gracia de Cristo y alcanza su plenitud en la gloria del Cielo.

1