FE Y RAZÓN

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)


DRAGONES E INCRÉDULOS.

Es famosa en nuestros días la historia del "jardinero invisible" inventada por A. Flew para criticar la fe religiosa. Por nuestra parte, hemos querido humildemente hacer otra historia que muestre, por así decir, la otra cara de la moneda en cuestiones de fe e incredulidad.

-----------------------------------------

Es claro que si un día el joven Pepe le dice a su amigo Tomás que tiene un dragón guardado en su garage, la respuesta de éste será más bien incrédula.

Pero supongamos que Pepe le dice a Tomás:

Pepe: "El dragón de mi garage puede resucitar muertos".

Tomás: "¡No me digas!"

Pepe: Pues casualmente aquí tengo un muerto de cuatro días: ¿lo ves? Le pediré al dragón que lo resucite.

Tomás: ¡Vamos! ¿Crees que soy tonto?

De pronto el muerto se levanta, saluda a ambos, y se va caminando.

Tomás: ¡ Ese hombre no estaba muerto! ¿Cómo me pruebas que estaba muerto?

Pepe: Aquí tienes el certificado de defunción, firmado por el Ministro de Salud Pública.

Tomás: ¡Un pedazo de papel! ¿Cómo sé quién lo firmó?

Pepe abre la puerta del fondo del garage y entra el Ministro de Salud Pública.

Ministro: Yo lo firmé.

Tomás: ¡Qué bien! ¿Y quién es usted? Se parece, sí , al Ministro que sale por TV, pero eso no es suficiente.

El Ministro le da sus documentos de identidad.

Tomás: ¡Más papeles! ¡Con lo avanzado que está hoy día el arte de la falsificación!

Pepe vuelve a abrir la puerta del fondo del garage y entra el Presidente de la República con todo el staff ministerial y el Parlamento en pleno. "¡Este es el Ministro!" Dicen todos a coro.

Tomás: Bueno, hay la posibilidad de que sí sea el Ministro después de todo. Pero ¿Y eso qué? Después de todo, y con perdón de su Excelencia, ¿porqué el Ministro no iba a formar parte de la conspiración dragonesca? O tal vez, simplemente, pudo ser engañado para que firmase. Además, ¿cómo sé que el muerto que él vio es el mismo personaje que estaba en tu garage?

Pepe: Está bien, la próxima vez tú mismo traes el muerto, y te aseguras de que esté bien muertito.

Tomás: ¿Y cómo sé que no me lo van a cambiar en un momento de distracción?

Pepe: Pues te le sientas arriba y te quedas allí todo el tiempo.

Tomás: Bien.

Así se hace. Pero cuando el segundo muerto, sacudiéndose de encima a Tomás, que cae al suelo, se levanta y se va como el anterior, éste, después de un largo momento de silencio y reflexión, responde:

Tomás: ¿Y bien, qué crees haber probado? ¿Acaso tenemos un conocimiento exhaustivo de las leyes naturales y de todas las coincidencias azarosas que pueden darse en el Cosmos? ¿Sabemos por ventura si no estamos siendo observados continuamente por extraterrestres?

Y mientras se limpia de la chaqueta el polvo producido por su caída, repite su lema favorito: "¡Afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias!"

------------------------------------

A nuestro juicio, lo más notable de toda esta historia es precisamente la fe. Pero no la fe de Pepe, que cuenta con la innoble ventaja de un cúmulo de signos extraordinarios, sino la fe inquebrantable de Tomás, que no desdeña hacer frente a la misma realidad cuando ésta se interpone torpemente en el camino sublime de la creencia.

En efecto, Tomás cree con toda el alma que los dragones no existen y que los milagros son imposibles. Es esta adhesión del corazón la única capaz de explicar su resistencia heroica a aceptar los signos más contundentes.

La parábola de A. Flew apunta a decir que la fe religiosa no puede ser refutada, porque el creyente siempre encontrará la forma de evadirse, dado que su fe no puede ser controlada por la experiencia. Nuestra narración dice que la incredulidad no puede ser refutada, porque el hombre firmemente decidido a no creer en Dios pase lo que pase, siempre podrá buscar una objeción o dificultad para demorar su aceptación del hecho sobrenatural, aún cuando al hacerlo se aleje cada vez más de cualquier cosa que se parezca al sentido común.


Principal ] Arriba ] DOMINGO ] DAWKINS ] SABIOS ] HOMBRE ] MILAGROS1 ] MILAGROS2 ] MILAGROS3 ] CARREL ] CONFERENCIA ] [ DRAGONES ] MILAGROS4 ] ORACION DEL ATEO ]