<

FE Y RAZÓN

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)

TESTIMONIOS EXTRABIBLICOS DE LOS DOS PRIMEROS

SIGLOS SOBRE JESUS: PAGANOS, JUDIOS, APOCRIFOS

 

Pbro. Dr. Miguel A. Barriola

.

 

I - PROEMIO.

1 - ESENCIAL DIMENSIÓN HISTÓRICA DE LA HUMANIDAD.

2 - LA HISTORIA, NOTA ESPECÍFICA DE LA RELIGIÓN JUDEO-CRISTIANA.

3 - JESUCRISTO CENTRO DE LA HISTORIA

4 - OBJETIVO DE ESTE ESTUDIO.

5- LA EXISTENCIA HISTORICA DE JESUS SEGUN TESTIMONIOS

EXTRABIBLICOS.

A - Negadores de la historicidad de Cristo.

B - Vuelta a la sensatez: la historia de un viviente.

C - Bases sólidas para la existencia histórica de Jesús.

- NOTICIA PRELIMINAR

El presente estudio lleva sus años de gestación y, en algún sentido, necesita una precisión antecedente, a fín de ubicar su origen e intención.

Hace unos seis años el Profesor V.Cicalese me comunicó su deseo de ofrecer un homenaje suyo a Jesucristo, en oportunidad del (entonces futuro) segundo milenio de su nacimiento.

Dada su reconocida solvencia en el ámbito de las humanidades latinas, decidió enfocar su trabajo, no indagando las fuentes más conocidas y seguras sobre Jesús y su obra (los cuatro Evangelios), sino las huellas que el personaje dejó en autores extrabíblicos (Tácito, Suetonio, Flavio Josefo, etc.).

Entre esas tradiciones diferentes de la Biblia misma, aunque muy cercanas a ellas, se encuentra el mundo de la literatura rabínica.

El profesor me pidió en aquel entonces si podría, por mi parte, aportar algunos datos procedentes del Talmud y escritos afines del mundo judío.Accedí con gusto a la sugerencia, enviándole algunas noticias al respecto.

Corregido y aumentado aquel ensayo ocupa aquí el lugar central de la presente obra.

Por otra parte, dado que en mis clases de Teología Fundamental, al abordar el tema de la historicidad de Jesucristo, también tuve que ocuparme de los ecos que sobre él se pueden espigar en historiadores romanos y otros, hago ahora preceder mi anterior aporte con los datos que he podido cosechar por mi propia cuenta al respecto.

En setiembre de 1999 se me presentó la ocasión de reunir en un solo panorama los diversos sondeos anteriores.En efecto, fui invitado a dictar un curso para licenciandos en Teología en el Instituto Teológico del Uruguay Mons.Mariano Soler (ITUMMS).Me pareció interesante entonces compartir con ellos esta panorámica, que no suele presentarse unificada en otros manuales u obras al alcance de la mano.De regreso al ITUMMS para un nuevo curso en marzo del 2000, con la invalorable ayuda del Diác. Jorge Novoa y la Dra. María del Huerto Bernasconi, pude finalmente dar forma más presentable a este proyecto.

En el primer segmento, pues, en modo alguno deseo hacer competencia al ilustre Profesor Cicalese, sino, simplemente, reunir mis notas sobre un tema importante.

Seguramente el cúmulo de información que suministrará V. Cicalese por su cuenta, junto con su penetración hermenéutica y connaturalidad muy afín con el mundo romano, enriquecerá nuestro conocimiento a través de enfoques diferentes al que aquí se podrá leer, a la vez que nos seguirá deleitando con la prosa amena tan habitual en su pluma.

No se vea, entonces, aquí un plagio o idea robada, sino la plasmación de un objetivo, al que en parte fui invitado y que ahora intento completar.

Por otro lado, en conversación personal con el citado profesor, me manifestó que no tuviera escrúpulos en ofrecer estas notas.

Me atrevo, eso sí, a tomarle en préstamo a Cicalese el justo y entusiasta propósito de dedicar el fruto de esta fatiga a Aquel que se anonadó, no queriendo ser exaltado por sí mismo, sino por el Padre (Filp 2,6-11).

A los dos mil años de aquella cruz del Gólgota, continúa poniéndose de relieve, a través de los siglos, la combinación nunca vista de humildad y gloria.

Esta revisión de la historia, aquí presentada, aspira sólo a mostrar hasta qué punto el triunfo mismo del crucificado siguió con su estilo discreto, para nada apabullante.

El Señor victorioso de la muerte no se presentó con majestad arrasadora ante Pilato y sus demás jueces, con el fin de hacerles morder el polvo de la derrota, sacando a luz su garrafal equivocación. Jesús, en su paso por la tierra no dejó rastros vistosos en los anales oficiales del imperio. Todo lo contrario: "Dios lo resucitó al tercer día y le concedió la gracia de aparecerse, no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios se había escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él"(Hech 10,40-41).

O sea: hasta en su exaltación, no buscó la revancha, la publicidad clamorosa, sino que confió a "iletrados y plebeyos"(ibid. ,4,13) el encargo de expandir por el espacio y el tiempo su suave dominio de amor (Mt 28,18-20).

La presencia viva de Jesús resucitado, única explicación de la eficacia de aquella predicación, sigue en pie después de dos milenios. Nos encontramos ante una buena muestra del criterio de discernimiento que diera el prudentísimo Gamaliel a sus pares sanedritas: "Israelitas, mirad bien lo que vais a hacer con estos hombres…si esta idea o esta obra es de los hombres, se destruirá; pero si es de Dios, no conseguiréis destruírles. No sea que os encontréis luchando contra Dios"(Hech 5,35.38-39).

La perplejidad de Plinio el joven, el desdén y hostilidad de un Tácito, la fría noticia que nos trasmite Suetonio, el embarazoso "Testimonium Flavianum" y otros documentos poco entusiastas con Jesús y los cristianos atestiguan la "humillación" de un Mesías crucificado. Sin embargo, que de un fracasado haya surgido una pléyade de discípulos (santos y pecadores, ilustres y desconocidos), que tiene en Cristo su mejor punto de referencia para ésta y la otra vida, es asimismo un llamado a la atención hacia Aquel que los sostiene y guía ante tantos vendavales de la historia: "Jesucristo quien, ayer como hoy es el mismo y lo será siempre" (Hebr 13,8).

I - PROEMIO.

1 - ESENCIAL DIMENSIÓN HISTÓRICA DE LA HUMANIDAD.

Nos guste o no, los humanos nos vemos insertos en una red de relaciones actuales, que no son fruto de nuestros planes o acciones, sino que nos preceden y condicionan. Surge de allí un signo más de la propia contingencia y deuda con el pasado.

"La limitación temporal y espacial del hombre lleva consigo que la experiencia propia de los particulares no alcance sino una pequeña parte de la realidad. El campo de las cosas que pueden abarcar nuestros sentidos es muy limitado,y nuestra memoria ni siquiera llega hasta el día de nuestro nacimiento. Estamos supeditados al testimonio de otros para el conocimiento de muchos hechos. Frecuentemente no se cae en la cuenta de todo lo que dependemos del testimonio de otros,aun en los conocimientos de las ciencias naturales; ¿quién puede hacer por sí mismo todas las experiencias e investigaciones en que se basa nuestro conocimiento de las leyes de la naturaleza? (1).

No obstante,la "caña pensante",que,según Pascal,es el hombre se sabe capaz de reflexionar sobre su situación limitada partiendo de la misma y trascendiéndose en la búsqueda, si no de todos,al menos de los principales factores que lo enmarcan y explican."La reflexión histórica va unida a la reflexión filosófica.Así ocurrió en Grecia:las diversas costumbres que sus comerciantes y marineros iban conociendo en pueblos lejanos despertaron el deseo de encontrar la verdad que todas ellas encerraban. Se comenzó a comparar,a relacionar, a reflexionar".

2 - LA HISTORIA,NOTA ESPECÍFICA DE LA RELIGIÓN JUDEO- CRISTIANA.

Las comprobaciones anteriores, sin embargo, no afectan de igual modo a diferentes aspectos del quehacer humano, ya que se dan facetas de la existencia,que más o menos pueden prescindir de su lugar en la cronología.

En efecto,si bien dentro del mundo creado todo es ubicable dentro de las coordenadas de espacio y tiempo,la historia es lo más accidental que se pueda pensar, ya que no depende de procesos que se desenvuelven en forma constantemente regular, sino de la imprevisible libertad del hombre(2).

Así,las reacciones atómicas,químicas,el sucederse de las estaciones son más independientes de los sucesos humanos,de modo que,hayan existido o no las guerras púnicas,hubo por aquel entonces agua que invariablemente mojaba,fuego que quemaba, invierno ,otoño,etc.

Aún en los procesos de conocimiento en que no contamos sólo con el observador y la naturaleza estudiada,como las ciencias naturales,que nos han sido legadas por infinitas cadenas de científicos anteriores de nosotros,donde, por lo tanto interviene más el testimonio humano, no se trata de procesos que sólo pueden ser observados una sola vez por un individuo. Tales indagaciones las puede, en principio,repetir cualquiera.

Esa misma indiferencia respecto a los vaivenes históricos puede ser observada en el mundo de las religiones. Si hay algo propio e invariable en el ser humano es su insoslayable sed de Dios,lo cual,pese a innegables diferencias,imprime ya en la conciencia y el pensamiento de todos los siglos y latitudes un fuerte sello de necesidad inexorable. Lo compendió con gran eficacia la escultórea exclamación de S. Agustín:"Nos hiciste Señor para ti y nuestro corazón está sin descanso,hasta que descanse en ti"(3).

La expresión de este anhelo se ha ido ataviando de variados modos,ritos y legislaciones a lo largo del tiempo y el espacio (politeísmo, panteísmo, animismo, budismo, maniqueísmo,etc). Pero dentro de tan variopinto pluralismo, no dejan de percibirse rasgos comunes:se trata siempre de dar respuesta a enigmas constantes en la vida de los hombres:el mal,el más allá,el culto, la moral derivada de la religiosidad.

Aún en los relatos míticos,que parecieran acercarse a la historia con su juego de interacciones voluntarias de dioses y héroes,en realidad no se trata más que de representaciones épicas o dramáticas de los perennes procesos de la naturaleza(4).

No sucede lo mismo con la fe bíblica. En su característica más específica depende mucho más estrechamente del testimonio de otros,pero de tal forma,que ninguno puede recomponer una experiencia de sucesos únicos e irrepetibles.

En el conocimiento de lo que sucede una sola vez estamos ligados al testimonio de los otros por la naturaleza misma de la cosa,porque los acontecimientos no están ya más al alcance de la propia experiencia, sobre todo cuando se trata de sucesos pasados,anteriores a nuestro tiempo. Es la historia la que considera eso que acontece una sola vez.

Ahora bien,dentro de esa unicidad fugaz,ha querido Dios encontrarse personalmente,no sólo "metafísicamente" con los creyentes de Israel,los cristianos y cuantos acepten su invitación a ir transformando el tiempo en eternidad.

Ninguna religión, fuera de la judeocristiana,considera el intercambio de Dios con el hombre como inserto en los anales del tiempo. Es casi un lugar común afirmar que los hebreos han sido los primeros en oponer a una concepción cíclica del tiempo otra lineal; también a su experiencia vivida se debe la valorización de la historia como Epifanía de Dios(5).

El hecho es notorio,cuando en la síntesis más apretada de nuestra vida creyente,el "Símbolo de la fe",nos encontramos con el nombre de Poncio Pilato,como factor capaz de fechar el meollo mismo de nuestra redención(6).

Es lo que constata también Juan Pablo II: "Encontramos aquí el punto esencial por el que el cristianismo se diferencia de las otras religiones,en las que desde el principio se ha expresado la búsqueda de Dios por parte del hombre.El cristianismo comienza con la encarnación del Verbo.Aquí no es sólo el hombre quien busca a Dios,sino que es Dios quien viene en persona a hablar de sí al hombre y mostrarle el camino por el cual es posible alcanzarlo"(7).

3 JESUCRISTO CENTRO DE LA HISTORIA.

Contemplando la trayectoria cumplida desde aquellas remotas edades,Paul Valéry ha señalado sus hitos más sobresalientes en una compendiosa frase: "La civilización occidental reposa sobre tres bases:la inteligencia griega ,el orden romano, la espiritualidad judeo - cristiana "(8).

Con todo,la filosofía,en que fueron eminentes los griegos,quedó escandalizada,ante la pretensión de un ser de la historia,presentado como juez del cosmos y sus tiempos (Hech 17, 29 - 31). Por ironía del destino,ese caudal de pensamiento deberá principalísimamente a aquellos despreciados discípulos de ese "descendiente de David" la preservación y desarrollo de su misma tradición intelectual.

La oficialidad romana tuvo también por delirio calenturiento al corazón mismo de la fe cristiana (Hech 25,19;26,24), cuyos adherentes, no obstante, transmitieron a las futuras edades la ponderada mesura del derecho romano.

De este mundo latino, cuyas batallas pretendían extender la "pax romana"(9), nos han llegado ecos ínfimos, pero dignos de atención en lo referente a Jesús, condenado a muerte por orden de uno de los administradores de su vasto imperio. Ese "muerto resucitado", armado sólo de la paciencia de sus seguidores, sin ejércitos ni fuerza bruta, echaría por tierra la prepotencia romana, de modo que los resultados demuestran una vez más hasta qué punto "los caminos de Dios no son los de los hombres"(Is 55, 8 - 9; Mt,16, 23).Lo que para los "creadores de opinión" de aquellas épocas no pasó de ser una oscura revuelta en un rincón de la administración romana, llegó a ser, pese a viento y marea, el dinamismo principal de la historia.

4. OBJETIVO DE ESTE ESTUDIO.

Ubicación del tema dentro de la teología.

Si, según Bultmann(10),no merece discusión la postura de quien rechaza la existencia de Jesús, nunca está de más hurgar en los motivos que apuntalan un hecho tan decisivo en los anales de la humanidad(11). Como en los asuntos de la razón y de la fe, el filósofo y el teólogo han de ser capaces de "dar razón de su esperanza"(I Pe 3, 15),por más que se trate de una raíz muy lejana, humilde y oculta.

De los hechos a la fe que han de despertar hay todavía un gran trecho. Establecerlos no significa que automáticamente creerán en Cristo quienes los consideren. Así, la gran mayoría de los contemporáneos de Cristo, los habitantes de su misma aldea, sin poner en duda su existencia, no dieron el paso de adhesión plena a su propuesta y persona (Lc 4, 28 - 29).

En efecto, la pura historia no fundamenta la fe, pero ésta no puede prescindir de aquélla, pues confiesa que en un personaje bien anclado en los anales del mundo, se reveló el plan último de Dios (Hebr 1, 2),su Palabra más recóndita se hizo carne (Jn 1, 14).

Nuestro enfoque, pues, cuadra dentro de la problemática propia de la teología fundamental.

De hecho, en los tradicionales tratados sobre los "preambula fidei", poco y nada se atendía a estos preliminares(12).

El asunto era casi siempre un clásico capítulo de las Vidas de Jesús o visiones de conjunto de las noticias suministradas por los Evangelios(13).

Hoy en día se indaga con mayor profundidad y resultados críticos más afinados en esta área. De modo que es posible obtener una visión de conjunto bastante sólida, a la vez que otras propuestas de ampliación del panorama han de ser criticadas, por más que pretendan apoyarse en argumentos científicos. Nos referimos en especial al nuevo crédito que, por parte de algunos exégetas, sobre todo norteamericanos, se desea conceder a las informaciones de los escritos cristianos que no han sido admitidos en el canon oficial de las Escrituras cristianas: los Apócrifos.

5 - LA EXISTENCIA HISTORICA DE JESUS SEGUN TESTIMONIOS EXTRABIBLICOS.

A - Negadores de la historicidad de Cristo.

A partir del S. XVIII, se comenzó a separar la fe de la primera predicación de lo que en realidad (según la "sagacidad" de aquellos críticos) habría sido Jesús. Sus discípulos serían los culpables de haber amañado una figura de su maestro,que en nada respondería a la realidad. Hubo un alejamiento total entre el "Cristo de la fe" y el "Jesús de la historia"(14).

El foso creado llevó poco a poco a la concepción de un personaje enteramente idealizado,llegando poco a poco a que algunos sacaran la conclusión de que "Cristo" no existió,por más que haya existido un Jesús de Nazaret.

Pero,así como los idealistas (Fichte,Schelling y Hegel),ante el "noúmenon" extramental incognoscible de Kant,terminaron por declararlo inexistente, siendo todo lo real nada más que desarrollos del propio mundo ideal,de igual forma,para más de uno,la reconstrucción de un Jesús tan exiguo llegó a equivaler a su negación pura y simple.

Pulularon las hipótesis en ese nivel. Un filósofo de la Revolución Francesa,C. F. Dupuis (1742 - 18O9),en la obra Origen de todos los cultos,quiso explicar las huellas de la historia evangélica como un mito astral. El hijo de la Virgen María sería la personificación del dios Sol,de la misma forma que Horus,hijo de Isis,entre los egipcios y Mitra entre los persas. El sol,pasando bajo el signo de Aries (= carnero),salva al mundo del invierno; así pasa con Cristo,representado bajo el emblema del Cordero redentor del mal y que resucita en primavera para una vida nueva. Los doce Apóstoles son los 12 signos del zodíaco,etc. (15).

La idea fue seguida por otros autores,que a veces querían fundarla en la leyenda babilónica anterior en unos dos mil años,habiéndola visto también antes aplicada a la historia de Moisés y en la mitología griega. Pero. . . alguien demostró que se podría extender la explicación hasta el mismo Napoleón y sus doce mariscales,cuya retirada después de la expedición de Rusia sería un rasgo alegórico tomado en préstamo del curso solar(16).

En la opinión de B. Bauer (185O)(17),el cristianismo se formó en el primer cuarto del siglo, oriundo de especulaciones filosóficas,de aspiraciones sociales y religiosas difundidas en el mundo greco - romano. Un primer evangelista redactó,en tiempos de Hadriano (117 - 135),la carta básica del cristianismo,presentando una filosofía de salvación para las clases desheredadas(18).

Comenzaba así la explicación sociológica del "mito-Jesús", retomada después por A. Kalthoff (19O2). Según este autor,el cristianismo no se constituyó en el siglo II sino en el I. Bajo la influencia de la apocalíptica, los judíos esperaban el reino de Dios en correspondencia a esa aspiración social,que evolucionó hacia formas religiosas(19).

Para A. Drews(20), Jesús sería un dios-salvador al que habrían rendido culto sectas marginales del judaísmo ya antes del tiempo cristiano. S.Pablo sería quien desarrolló el culto de esta entidad,transformándolo en un personaje que descendió del cielo para cumplir una obra de redención.El Jesús de Pablo fue después novelado por los evangelistas.

P. L. Couchoud(21),hallando inverosímil la concepción de un hombre divinizado por sus adeptos (hipótesis divulgada por Renan y Loisy),ya que no explicaría el inmenso edificio de la religión cristiana,concluía que él simplemente no existió,siendo expresión de un sueño(22).

Estos intentos desesperados por dotar de algún barniz científico a tamaña negación son considerados por W. Trilling como un "delgado hilo de agua",al lado de un inmenso río de estudios serios en vistas a descubrir al Jesús histórico(23).

"La controversia - sigue Trilling - sobre la existencia misma de Jesús,a saber si es una personalidad histórica o solamente un mito,quedó cerrada en esta época. La cuestión ha sido resuelta científicamente,al menos en el sentido que la gente seria no considera más a este problema como científico.

Por cierto que siempre se pueden levantar cuestiones como estas: ¿existieron realmente el procurador romano Poncio Pilato o el emperador Carlos V? ¿No son obras de falsarios las obras que nos hablan de ellos? ¿No deforman completamente la realidad con un relato tendencioso?

Pero,¿se ha de tomar en serio a tales cuestiones?

¿Están basadas en argumentos que justifiquen una duda? ¿No se vuelve ridículo quien las plantea? En realidad hay problemas que son falsos problemas,cuestiones que no surgen sino en teoría o en la imaginación,pero que no son provocadas ni por la complejidad de la realidad histórica ni por la debilidad de nuestras posibilidades de conocimiento. Así es visto también en nuestros días el problema de la existencia histórica de Jesús. Un investigador tan circunspecto como Johannes Leipoldt,escribía en 192O:"...Se puede probar la realidad de la existencia de Jesús con los mejores argumentos que la ciencia posee en este género de investigación" Y Rudolf Bultmann,uno de los críticos más radicales de las fuentes evangélicas,hace ya una treintena de años (24)decía igualmente,a propósito de esto: "A la verdad,la negación de la existencia real de Jesús no tiene fundamento y no merece una palabra de refutación. Está absolutamente claro que Jesús se encuentra en cuanto iniciador suyo,en el origen del movimiento histórico,cuyo primer estadio accesible es la más antigua comunidad palestina""(25).

B - Vuelta a la sensatez: la historia de un viviente.

La segunda parte de este subtítulo está tomada de la obra de E. Schillebeeckx(26), que a propósito parece encerrar una paradoja. Por que, en efecto, la historia se ocupa de hechos pasados. Y, como se dice vulgarmente: "Lo pasado pisado". Ya fue y es objeto preponderantemente de investigaciones en viejos archivos y anales. Pero, para la fe, Jesús vive y ya no muere más (ver: Rom 6, 9). Un ser de la historia no quedó engullido por el pasar del tiempo, sino que ha sido puesto como juez de todo el trajinar humano.

Nuestra fe, por ende, como ya se indicó en la introducción hunde sus raíces en la historia y para una sólida "cogitatio fidei", en lo que consiste la teología, es siempre saludable investigar los fundamentos de toda especie que avalen un suceso tan significativo y de tan vastos alcances como lo ha sido la vida, obra y posteridad de Jesucristo.

Estar enterados de los principales datos de la problemática reviste también su urgencia en vistas a la conducción pastoral de los fieles. Porque, si bien, serios autores (hasta Bultmann) aprecian como reyertas sin fundamento a todo lo que se ha escrito sobre la inexistencia de Cristo, no dejan de levantar cabeza de vez en cuando, en revistas de sensación o programas televisivos, las cortinas de humo y duda que tienden a minar las certezas cristianas (27).

Tal cual lo ve también W. Trilling.

"Es verdad que esta tesis (negadora de la existencia de Jesús) reaparece de tiempo en tiempo en otras superficies y,sin duda las controversias del pasado,que excitaron al gran público,han dejado cierta inseguridad,cuyos rescoldos quedan todavía en muchos. Porque hay una diferencia entre el juicio expresado nítidamente: "Jesús jamás existió" y una opinión vaga: "No se sabe nada preciso,y hasta la ciencia pone en discusión el hecho de que Jesús haya sido una personalidad histórica y que se pueda saber con certeza algo sobre él". Todavía hoy se ha de contar con esta incertidumbre en mucha gente.Está alimentada por afirmaciones vagas,mantenidas voluntariamente bajo el velo de la duda,y que han sido difundidas todavía en los últimos años(28).

En este caso,el único remedio es una clara puntualización y una exposición realista del estado de la cuestión de la historicidad de Jesús,con una presentación del pro y el contra.

Si nuestra exposición comienza precisamente por esta cuestión singular y pasada de moda,es para poner inmediatamente en evidencia un hecho altamente significativo para el conjunto del problema:sobre ninguna otra figura de la historia se produjo una controversia tan radical como la que pone en duda su pura existencia"(29).

C - Bases sólidas para la existencia histórica de Jesús.

No cabe duda de que las mejores y más seguras fuentes que nos acercan a Jesucristo son nuestros cuatro evangelios.

Su género literario no es el de la pura historia aséptica,que se lanza en pos de una objetividad ajena a cualquier interés de partido. No. Tanto Juan como los Sinópticos persiguen un objetivo de fe: pretenden convencer a los lectores sobre la importancia de Jesucristo para la salvación del universo.

Sin embargo,eso no quiere decir que se desentiendan absolutamente de la firmeza histórica. Lucas,el más conscientemente historiador de los Sinópticos,declara expresamente que escribe a Teófilo,"para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido de viva voz"(Lc 1, 4).

Ahora bien,en el estudio propio de la Teología fundamental acerca del valor histórico de los Evangelios,se ofrece un conjunto de criterios para evaluar la probabilidad de que palabras o hechos determinados de Jesús se encuentren anclados en un fondo histórico.

Entre los controles primordiales o fundamentales se suele colocar el que se basa en "el testimonio múltiple",que es de uso corriente en historia. "Un testimonio concordante,procedente de fuentes diversas y no sospechosas de estar intencionadamente vinculadas entre sí,merece ser reconocido como auténtico. En definitiva la crítica histórica dirá: testis unus,testis nullus. La certeza obtenida se basa por tanto en la convergencia y la independencia de las fuentes"(30).

En tal caso,cuando los recuerdos del pasado proceden no sólo de la comunidad que se vincula expresamente con Jesucristo,sino también de ámbitos para nada sospechosos de favoritismo,nos encontramos ante una confirmación muy valiosa.

De hecho,"resulta una primera certeza histórica simplemente fundada en la conveniencia de muchas fuentes,cuando diversas fuentes históricas todas indican la misma dirección. Puede darse el caso de que la realidad histórica de ciertos hechos sea la única explicación posible de la conveniencia. Para esto no es necesario comprobar antes la genuinidad de los restos; la cantidad del material conveniente entre sí que proporcionan las fuentes como tal,demuestra la realidad de los hechos históricos atestiguados y también la imposibilidad de una falsificación de las fuentes. La certeza de la conexión total no se compone gradualmente de la certeza de las particularidades; se justifica por la conexión total de los indicios. . . Sirva de ejemplo el dominio de los romanos en el Rin.Acerca de ello hablan César,Livio,Estrabón,Plinio,Tácito, etc.Sus datos se hallan confirmados por los más variados monumentos,por restos de edificios,decampamentos y fortalezas; por sepulcros,utensilios, monedas,etc.

De innumerables objetos particulares hallados en los más diversos sitios resulta así una imagen total conexa de aquel tiempo. Esa imagen tal vez aparezca aún confusa en muchos puntos,pero hace resaltar también definidamente muchas particularidades"(31).

Por estas razones y adelantándonos un poco a la consideración específica del asunto, pensamos que exagera J. P. Meier ,cuando desestima los aportes que para la visión del Jesús histórico se pueden recabar del Talmud judío. Según él, "aparte de los textos de Josefo...esta abundante literatura no contiene ninguna referencia ni información independiente(32) acerca de Jesús de Nazaret"(33).

Pensamos que, por más que los ecos talmúdicos sean sólo reacciones a las noticias de los evangelios cristianos y que, por lo tanto, no valgan como fuentes independientes, sin embargo, cuando los mismos enemigos, que en tantos lugares deforman o niegan simplemente la presentación cristiana de los hechos, no pueden dejar de comprobar ciertos sucesos, sino que los interpretan de modo diferente, hay allí un indicio de que en sus propios recuerdos y tradición (que se remonta hasta del tiempo mismo Jesús),algo les impedía borrar simplemente aquellos datos de su propia consideración. Porque, si se tratara de mera reacción polémica contra los cristianos, lo más sencillo sería ignorar simplemente tales noticias. Pero, cuando, en lugar de suprimirlas, las explican de otra manera, nos encontramos seguramente con huellas históricas que ni los adversarios más jurados podían quitarse de encima muy fácilmente(34).

 

NOTAS

(1) B. Pascal, Pensées, Paris (ed. Brunschvicg - Boutroux: 19O8), n. 347.

(2) No valen contra estos datos los aforismos que se suelen esgrimir para resaltar ciertas constantes en el fluir histórico: "La historia se repite". "No hay nada nuevo bajo el sol" (Ecl 1, 9). "La historia es maestra de la vida"(Cicerón, De Oratore, I, 9). Los "corsi" e "ricorsi" (= flujos y reflujos) de la historia según G. B. Vico (Scienza nuova, Bari - 1942: 3\'aa ed - núms. 342 y ss. ).

Baste tener presente,por de pronto, que "libertad" no es lo mismo que "capricho" y que, dentro de la cuota de sorpresa inherente a los actos del libre albedrío, es posible alguna probabilidad de pronóstico,aunque nunca equiparable al determinismo de las ciencias exactas.

Según el autor que ya hemos citado, "desde un punto de vista ontológico - psicológico, lo acumulado históricamente tiene la forma de hábito: no es una simple secuencia de actos que pasan, sino una secuencia de actos que, de algún modo, quedan: este "quedar" afecta a la facultad determinándola cualitativamente. Semejante determinación es el hábito, que no es algo yuxtapuesto, pues forma con la facultad un todo absoluto. El fundamento del hábito estriba en que las facultades específicamente humanas (las superiores y las inferiores que participan del status racional del hombre) no están determinadas unívocamente ("ad unum"), como las de los animales; precisamente esta apertura consituye la libertad transcendental. Para que tales facultades puedan 1 orientarse hacia "una" sola cosa, y 2 comportarse "bien" respecto de esa cosa, es preciso que recaiga sobre ellas una determinación cualitativa, que es lo que se llama hábito. El animal, en cambio, no necesita de hábitos: sus potencias están "ordenadas" y "fijadas" por la naturaleza misma"(J. Cruz Cruz, Filosofía de la historia, Madrid, 1956, 2O7).

J. L. Comellas (Historia - Guía de los estudios universitarios, Pamplona - 1977 - 41 - 42) advierte, a su vez: "Es indudable que la historia se repite. . . Y en esta repetición hay a veces cierta tendencia al ritmo. . . El hombre. . . es en el fondo siempre el mismo, y tiende a reaccinar de manera parecida ante parecidos estímulos. . . por ejemplo ante una dictadura, se provoca una tensión que acaba conduciendo a un sistema opuesto, igualmente desequilibrado (la anarquía). . . Hay como un oscilar del péndulo. . . El ciclo dictadura - anarquía, el clasisismo - romanticismo, el idealismo - pragmatismo, etc. son consecuencia de la tendencia del hombre al "cambio de posturas", porque toda postura prolongada le cansa y aburre. Pero de ahí a poder establecer ciclos fijos y perfectos, como si la historia fuese pura matemática, va un abismo".

No es nuestro cometido, pero, en cuanto al Eclesiastés y su "determinismo", se puede consultar: J. Vílchez, Eclesiastés o Qohelet, Estella (1994) 37 y 39;16O - 172.

Con referecia a Vico, siendo él un convencido católico, sin embargo, según K. Löwith, "la concepción de Vico es. . . más bien clásica que cristiana. . . profundamente ambigua" (El sentido de la historia, Madrid, 1956, 152 y 153).

(3) S. Agustín, Confesiones, I, 1.

(4) Los dioses vienen a ser prototipos de fenómenos cósmicos o valores y defectos humanos: Eros, Afrodita,Astarté,representan al amor. Hermes al diálogo de los dioses con los hombres y al comercio de los hombres entre sí. Ares la guerra. Zeus, Shamash: el sol. Diana, Yareah: la luna.

Es conocido el empleo del "mito de Edipo" en el psicoanálisis freudiano: el personaje inmortalizado por Sófocles, perfila una inclinación de estable aparición en ciertas fases de la vida, o bien de malformaciones posteriores en las relaciones familiares.

(5) Ver: M. Eliade, "L`Histoire considerée comme Théophanie" en su obra: Le mythe de l`éternel retour,Paris (1949) 152 - 166. A. Lang, "La singularidad de la religión de Israel" en su obra: Teología Fundamental,Madrid (1966: 3\'aa ed. ) 174 - 177. P. Grelot, "L`Histoire sacrée et le temps primordial";"L`histoire sainte et le temps humain" en su obra: Sens Chrétien de l`Ancien Testament, Tournai (1962: 2\'aa ed. )113 - 114. R. Latourelle,Théologie de la Révelation, Bruges - Paris (1966: 2\'aaed. ) 418. Id. , A Jesús el Cristo por los Evangelios Salamanca (l982) 13. 21. 26. 28. "La Iglesia rechaza un cristianismo que no pase por la historia" (ibid. , 1O8). H. Fries, Teología fundamental, Barcelona (1987) 155. 3OO. A Léonard, "La garantía de la historia" en su obra: Razones para creer, Barcelona (199O), 138. 166.

Hay "en los dos Testamentos una valorización del género histórico, que no encuentra equivalente como justamente subraya la Divino Afflante Spiritu (EB, 558 - 559), en ninguna otra literatura religiosa" (P. Grelot, "La verità della sacra Scrittura" en: AA. VV. , La "verità" della Bibbia nel dibattito attuale, Brescia (1968) 133.

"La justificación de nuestro interés en la naturaleza de la historia se debe a que la fe cristiana está basada en la historia. Si la fe cristiana fuera sólo asunto de ideas, entonces no se levantaría la cuestión. Hay muchos principios en filosofía y matemáticas que se dan meramente en el mundo de las ideas y están por entero divorciados de la historia. La verdad del teorema de Pitágoras es del todo independiente de si el teorema fue descubierto por Pitágoras o por algún otro. Las afirmaciones científicas no dependen para su validez de la persona particular que las formuló. . . El estudio de la historia de la ciencia o la matemática tiene poca importancia para la verdad o falsedad de las hipótesis científicas o matemáticas.

Para algunos pasa lo mismo con el Cristianismo. Esencialmente es enfocado como un sistema de ideas o una filosofía de la vida. En consecuencia su "verdad" no depende de ningún acontecimiento histórico. Así como la lección vehiculada por una parábola sigue siendo verdadera, prescindiendo de cualquier suceso particular. La enseñanza de Jesús sería igualmente verdadera, si algún otro la hubiera dado" (I. H. Marshall,Luke - Historian and Theologian, Exeter - 1984: 2\'aaed. - 32 - 33).

(6)"Karl Lehman nota con humor que,en su lengua,cuando alguien se ve metido en un asunto de forma inesperada o a contrapelo, se dice a veces: "Aparece como Poncio Pilato en el credo". Pero, si se reflexiona,esta mención del procurador romano nos es extremadamente preciosa, porque con ella se subraya en el corazón mismo de un credo sumamente sobrio, el enraizamiendo esencial de la salvación cristiana en la historia y consiguientemente, la historicidad constitutiva de la revelación cristiana. Estamos, pues, muy lejos de un mito"" (A. Léonard, ibid. , 146, citando a K. Lehmann, Je crois. Explication du Symbole des ApôtreParis (1978) 48.

(7)Juan Pablo II, Tertio millenio adveniente, 6.

(8)Citado por D. Rops en: Qu`est - ce que la Bible?, Paris (1956) 2.

(9)Es verdad que ese "orden romano" era fruto de la ferrea regulación, destinada a obtener eficaces resultados con la ferocidad de los legionarios. Recuérdese el discurso de Calgacus, general británico, antes de una batalla con las huestes de Cneo Julio Agrícola. Describió entonces la implacable maquinaria de dominio con que se manejaban los ejércitos del emperador: "Raptores orbis. . . ubi solitudinem faciunt, pacem appellant" (arrebatan por fuerza el orbe entero. . . lo que transforman en desierto lo llaman la paz" (Cornelio Tácito, Vita J. Agricolae, 3O).

(10)Ver más adelante: nota 27.

(11)Tanto, que se la suele dividir en los siglos anteriores o posteriores a Cristo. "Los dos mil años del nacimiento de Cristo - prescindiendo de la exactitud del cálculo cronológico - representan un Jubileo extraordinariamente grande no sólo para los cristianos, sino indirectamente para toda la humanidad, dado el papel primordial que el cristianismo ha jugado en estos dos milenios. Es significativo que el cómputo del transcurso de los años se haga casi en todas partes a partir de la venida de Cristo al mundo, la cual se convierte así en el centro del calendario utilizado hoy" (Juan Pablo II, ibid. , II, 15).

(12) Así, no hay rastro de esta problemática en los dos tomos de R. Garrigou - Lagrange, De Revelatione per Ecclesiam Catholicam proposita, Torino - Roma (195O: 3\'aa ed. ).

Una obra más reciente (A. Lang, Teología Fundamental - La misión de Cristo, Madrid - 1966 -) incluye ya unas pocas páginas al respecto (I, 22O - 226). El benedictino Brasileño C. Folch Gomes, aunque el libro que citamos es un compendio de toda la teología, no deja de conceder un lugar proporcionalmente relevante al tema: "Preâmbulo histórico - crítico. A historicidade de Jesus Cristo" en su obra: Riquezas da Mensagem Cristà, Rio Do Janeiro - 1981 -56 - 7O).

Un tratado todavía más cercano concede ya mucho más espacio y análisis a estos datos: S. Pié i Ninot,Tratado de Teología Fundamental - "Dar razón de la esperanza"(I Pe 3, 15), "Testimonios extrabíblicos" (ibid. , 213 - 235) Salamanca (1994).

(13)L. De Grandmaison, Jésus Christ, sa personne, son message, ses oeuvres, Paris (1929;9\'aa éd. ) I, 8 - 16. L. - Cl. Fillion, Vida de Nuestro Señor Jesucristo, Madrid - Buenos Aires - 1947: traducida de la 9\'aa ed. francesa. La primera fue de 1921) I, 13 - 29. F. Prat, Jesucristo - Su vida, su Doctrina, su Obra, México (1956: 1\'aaed. francesa de 1933)I, 1 - 1O. G. Ricciotti, Vida de Jesucristo, Barcelona (1944: traducción de la 4\'aa ed. italiana de 1948) 99 - 113. D. Rops, Jesús en su tiempo, Barcelona (196O) 7 - 16.

Es obvio que no pretendemos ser exhaustivos, sino refer irnos a los estudios que han estado más al alcance de la mano.

(14)Nomenclatura que parte de la obra de M. Kähler, Der sogennante historische Jesus und der geschichtiliche biblische Christus, (1892). Pero el fondo de esta postura crítica proviene de H. S. Reimarus (1694 - 1768), que durante su vida realizó unos estudios críticos que le parecieron tan audaces y que resultarían tan contraproducentes para la época, que no se animó a publicarlos. Los descubrió más adelante G. E. Lessing, que los dio a la luz en siete fascículos: Wolfenbütteler Fragmente eines ungennantes. Uno de tales estudios llevaba el título: "Vom dem Zwecke Jesu und seiner Jünger". Sostenía allí que Jesús se concibió como un mesías político que soñó establecer un reino temporal y con liberar a los judìos del yugo extranjero. Después de su fracaso, los discípulos, decepcionados, crearon la figura de Jesús que nos transmiten los evangelios, inventaron su resurrección, etc.

A esta altura, nos encontramos todavía con la admisión de la existencia real de Jesús, muy distinta a la que presentan los Evangelios, pero anclada todavía en la historia.

R. Bultmann llevaría a su expresión más radicalizada y extrema estas tesis. Jesús existió, sin la menor sombra de duda (ver nota 27), pero a la manera de un "noúmenon" kantiano, cuya existencia se admite, pero que es declarado incognoscible, ya que sólo tenemos acceso a los fenómenos producidos por el kerygma primitivo, que lejos de conducirnos al Jesús histórico (un "judío" que no tiene relevancia para la fe), nos eleva a un Cristo exaltado, el único al que se debe una entrega existencial absoluta.

(15)Ver: M. Lepin, Le Christ Jésus. Son existence historique et sa divinité, Paris (1929) 14.

Contemporáneo de C. F. Dupuis y defensor de las mismas ideas respecto a Cristo ha sido C. F. Volney,conde de Chasseboeuf, que en su obra, Les ruines, ou méditations sur les révolutions des empires (1791: en castellano fue conocida como: Las ruinas de Palmira), sostiene que los males de la humanidad provienen de haberse ésta alejado de la primitiva religión natural, para entregarse a los mitos. Pasando revista a éstos últimos, coloca entre ellos a Jesucristo.

(16)Así ridiculizó estas pretensiones pseudocientíficas J. B. Pérès, Comme quoi Napoléon n`a jamais existé, Paris (1827)

(17) Discípulo de la "Tübingerschule", fundada por F. C. Baur (1792 - 186O). Para este grupo de investigadores los criterios inspiradores de la búsqueda histórica de Jesús estaban dictados en gran parte por presupuestos filosóficos e ideológicos, pese a la declarada intención de imparcialidad historiográfica de los autores. No causa asombro alguno, que en este clima cultural, bajo el influjo de la filosofía hegeliana, un espíritu inquieto como B. Bauer, maestro y hasta cierto punto colaborador después del joven K. Marx, llegara a las extremas consecuencias de la crítica radical a los evangelios.

Su extremismo fue combatido por el mismo Marx (La Sagrada Familia: Crítica de la crítica crítica -1845), no por sus negaciones religiosas, sino porque su crítica corrosiva atacaba también a la "lucha de clases" como factor explicativo para la historia de las opresiones histórico - religioso - económicas del proletariado.

(18) Su publicación al respecto fue: Christus und die Cäsaren (1877).

Sobre este autor,ver noticias sintéticas en: "Bauer, Bruno" en: J. Ferrater Mora, Diccionario de Filosofía, Madrid (198O) 297 - 298. Con mayor detención respecto a nuestro problema: A. Schweitzer,Investigación sobre la Vida de Jesús, Valencia (199O), 2O3 - 222.

(19) A. Kalthoff, Das Christusproblem. Grundlinien zu einer Sozialtheologie, Leipzig (19O2), Die Entstehung des Christentums (19O4). En la misma línea K. Kautsky, Der Ursprung des Christentums, Stuttgart (19O8) y hace cincuenta años P. Alfaric (Origines sociales du christianisme, Paris - 1959 -), quien combina todas las hipótesiss de los mitólogos, que hemos mencionado brevemente, con la teoría general, según la cual el cristianismo debería su origen a un movimiento social de pobres y esclavos. Construyó así una "Summa" sobre los orígenes del cristianismo. Si bien no rechaza formalmente la historicidad de Jesús, esta negación es el punto de partida y la conclusión necesaria de su monumental ensayo de explicación del cristianismo como producto de un sincretismo oriental y helénico.

(20) A. Drews, Die Christusmythe, Iena (19O9). Ya antes: B. Smith (19O6) y J. M. Robertson (191O). Ver: M. Lepin, ibid. , 17.

(21) P. L. Couchoud, Le mystère de Jésus, Paris (1924).

(22) Con lo cual los enigmas no son disipados, antes bien rodeados de una más densa niebla. Porque,de la invención humana se puede esperar algo coherente, mientras que suponer que un "sueño" haya sido el origen de un cuerpo de vida y doctrina como el cristianismo, equivale a conceder mayor relieve al efecto que a su causa, hacer provenir lo más de lo menos, la armonía de un mundo de ilusión.

(23) W. Trilling, Jésus devant l`histoire, Paris (1968) 13.

Anota, sin embargo, que la obra del ya citado B. Bauer tuvo su cuarto de hora de celebridad y fuerza de penetración, sobre todo en Alemania, obteniendo una amplia popularidad por la ruidosa controversia suscitada por el libro ya recordado de A. Drews (ibid. ),

(24) Añadimos: al presente hace 69 años.

(25)W. Trilling, ibid. ,14 - 16, citando a R. Bultmann: Jesus, Berlin (1926) 16 s.

J. Leipodt (Hat Jesus gelebt?, Leipzig - 192O - 47) un científico realista comentaba: "Con los medios empleados por Drews, yo me arriesgaría a demostrar que el emperador Augusto no ha existido y que el origen del imperio es puramente mítico".

J. Jeremias, (Hat Jesus Christus gelebt? Leizig - 1911 - 3 - 4) y J. Gnilka (Jesús de Nazaret,Barcelona - 1993 - 19) recuerdan la conversación de C. M. Wieland (poeta y literato alemán 1783 - 1813, llamado "el Voltaire alemán") con Napoleón en Weimar (6 y 7 de octubre de 18O8). El emperador, que disertaba sobre las mayores influencias en la historia universal, a un momento dado, comentó en voz baja al escritor: "Por otra parte todavía se preguntan muchos seriamente si Jesucristo ha existido". Wieland, que hasta ese momento se habría contentado con escuchar atentamente, respondió con vivacidad: "Sé muy bien,Majestad, que algunos insensatos dudan de ello, pero me parece tan absurdo como querer dudar de la existencia de Julio César o de la de Vuestra Majestad".

(26) E. Schilebeeckx, Jesús - La historia de un viviente, Madrid (1981).

(27) El "Discovery Channel", por ejemplo, con un aparato deslumbrante de documentación arqueológica y artística, así como mediante la intervención de aplomados profesores de renombradas universidades, suele sembrar interpretaciones distorsionadas sobre la fe cristiana, que nadie cuestiona y fácilmente pueden ir empapando las mentes de muchos creyentes indefensos.

(28)Trilling remite aquí al editorial: "Der Erwählte", en: Der Spiegel, N 12 / 52 del 24 de diciembre de 1958, 42 ss.

Justamente (añadimos) en torno a las grandes fiestas cristianas (Navidad - como pasa en el editorial de Der Spiegel o Pascua) no suelen faltar artículos o programas "eruditos", que tienden sutiles o densos velos de incertidumbre sobre lo que se celebra en esas oportunidades.

(29)W. Trilling, ibid. , 16 - 17.

(30)R. Latourelle, A Jesús el Cristo por los Evangelios - Historia y hermenéutica, Salamanca (1982) 2O8.

(31) J. De Vries, ibid. , 29O.

Tal convergencia proveniente de tan diversos frentes (autores de opuestas tendencias políticas o doctrinarias;descubrimientos arqueológicos, que muchas veces sólo después de siglos vienen a encajar con las descripciones de los escritores de la antigüedad), debería ser explicada, o bien por la casualidad, que nada aclara y lo embrolla todo mucho más, pues del desorden (ausencia de razones explicativas = casualidad) surgiría la concertación de causas, o sino por los hechos mismos a los que apunta unánime y coherentemente una pluralidad de factores.

La hipótesis de una conjura para crear una coincidencia engañosa de indicios, ha de ser también descartada. "De no haber existido esa realidad (atestiguada desde diversos ángulos)la única explicación es que la imagen de los hechos históricos en cuestión fue creada para producir la falsa apariencia de estos hechos, es decir, que se trata de una falsificación intencionada;los testimonios escritos, si proceden de los autores a quienes se atribuyen, deberían haber sido escritos de común acuerdo para engañar a la posteridad, o si no son genuinos, tendrían que ser falsificaciones de tiempo posterior atentísimamente combinadas;los restos aparentes deberían ser también falsificaciones "(J. De Vries, ibid. , 291).

Cuando se producen semejantes fraudes, alguna hilacha siempre los denuncia. Así S. Justino (hacia el 15O) en su Apología del Cristianismo (caps 35 y 48), alude dos veces a las "Actas de Pilato", sin que, según su texto, pueda comprenderse si las conoció o si, más bien las supuso. Cincuenta años después Tertuliano,consideró que la frase de Justino equivalía a una afirmación y declaró que el proceso y el acta de ejecución de Jesús fueron remitidos por Pilato a Tiberio (Apologeticum, caps 5 y 21). En el siglo IV, unos piadosos falsificadores, como hubo muchísimos, inventaron este documento, pero se equivocaron, ubicando a Pilato bajo el emperador Claudio en lugar del de Tiberio.

(32) En su nota 3O, aclara: "Al decir "independiente", me refiero a la información sobre Jesús de Nazaret que no está tomada de documentos cristianos, conocidos directa o indirectamente, o que no es una reacción contra los mismos".

(33) J. P. Meier, Un judío marginal - Nueva visión del Jesús histórico: Las raíces del problema y de la persona, Estella (1998) 113.

Acudiendo después a una autoridad judía, sumamente honesta y libre de prejuicios, ya a favor del judaísmo, ya contra el Evangelio, argumenta: "No fue un apologeta cristiano arbitrario, sino el gran erudito judío Joseph Klausner, quien escribió a comienzos del siglo XX que las poquísimas referencias del Talmud a Jesús son de escaso valor histórico "dado que tienen más carácter de vituperio y polémica contra el fundador de una facción odiada que de información objetiva y de valor histórico"" (cita aquí: Klausner, Jesus of Nazareth, 18 - 19). Después, en referencia, al único pasaje talmúdico que sería admisible, reitera: "A fin de cuentas, no hay aquí nada que no conociésemos por los Evangelios, y muy probablemente el texto talmúdico se limita a reaccionar contra la tradición evangélica" (ibid. , 117).

(34) Por ejemplo (anticipando nuevamente),en lo que se refiere a los milagros de Jesús, que los rabinos no niegan, sino que presentan como actos de magia,en la misma actitud que adoptaron sus antepasados en época de Jesús (Mt 12, 14).

Así es como R. Latourelle, aplicando los criterios de historicidad a los milagros de Jesús, acude al argumento, según el cual, ni sus adversarios pueden negarlos: "De hecho,nadie , ni Herodes ni los compatriotas de Jesús,ni sus enemigos más encarnizados, parece que hayan negado que Jesús haya realizado prodigios. Se objeta no su actividad de exorcista y de taumaturgo, sino la autoridad que él reivindica apoyándose sobre ella. . . En fin, un texto del Talmud babilonio (Sanedrín, 43a) hace alusión a la actividad taumatúrgica de Jesús (. . .sigue la cita, que será tratada con mayor detalle en su lugar. . .). Así, la tradición talmúdica, que ha conservado el recuerdo de la muerte violenta de Jesús, la atribuye a su obra de "magia". Alusión evidente a la actividad taumatúrgica de éste"(Miracles de Jésus et théologie du miracle, Montréal - Paris - 1986 - 75 - 76).

1